Use the menu to update your language Utilice el menú para actualizar el idioma

Notificaciones (0)

Motivados para Innovar
Toyota y la universidad de Stanford se unen para investigar sobre la seguridad de los vehículos
octubre 2021
4 minutos para leer

Seamos sinceros: muchos de nosotros no somos conductores profesionales. No tenemos los reflejos ni los conocimientos técnicos que conllevan conducir para ganarse la vida. 

Pero con una alianza entre el instituto de investigación de Toyota y el laboratorio de diseño dinámico de la universidad de Stanford, su Toyota podrá llenar ese vacío para usted. 

Toyota ya es famoso por su sistema Toyota Safety Sense, que protege a los conductores con características como el freno automático y la detección de carril. Sin embargo, esta nueva colaboración de investigación busca diseñar nuevas tecnologías de seguridad que repliquen los instintos de los conductores profesionales, y quieren compartirlas con el mundo.
  


Es por eso que muchas empresas de automóviles también tendrían acceso a la tecnología una vez que esté completa para proteger la mayor cantidad posible de personas. Cada año, casi 40 000 personas mueren en accidentes automovilísticos en los Estados Unidos. Ese valor es 1.35 millones en todo el mundo, y no puede disminuir a menos que todo el mundo tenga acceso a una tecnología de seguridad superior. Toyota es conocido por compartir sus innovaciones de seguridad, y en enero liberó de forma gratuita su software de maniquí humano virtual para choques Total Human Model for Safety (THUMS).

Los programas virtuales son muy útiles, pero nada se compara con el instinto humano puro. El laboratorio de diseño dinámico de la universidad de Stanford ha estado estudiando a los pilotos de automóviles de carreras para diseñar algoritmos de seguridad desde 2008, de acuerdo a Chris Gerdes, director del laboratorio. Por ejemplo, un conductor promedio no sabría cómo enfrentarse a la pérdida de control de su vehículo en una carretera húmeda o resbaladiza. Un conductor profesional, sin embargo, sabría cómo controlar el vehículo para superar el giro con seguridad.
  

“Esta colaboración de investigación busca diseñar nuevas tecnologías de seguridad que repliquen los instintos de los conductores profesionales, y quieren compartirlas con el mundo. ”

Gracias a su trabajo, Stanford presentó una ponencia llamada “Opening New Dimensions: Vehicle Motion Planning and Control using Brakes while Drifting” (Abriendo nuevas dimensiones: control y planificación del movimiento del vehículo utilizando los frenos al derrapar) durante el simposio de vehículos inteligentes IEEE 2020. Los ingenieros demostraron un programa que podía controlar un vehículo con tracción trasera en un derrape controlado utilizando los frenos, la dirección y la propulsión, y esto a Toyota le interesó. 

Los esfuerzos se dirigirán a un sistema llamado Toyota Guardian, que es parte del camino doble de Toyota hacia el manejo automatizado. Anunciado por primera vez en 2019, Toyota Guardian asistirá al conductor en la carretera mediante características avanzadas automatizadas que podrían guiar al automóvil de forma segura incluso sin la intervención del conductor. Los ingenieros luego mejorarán estas tecnologías para crear Toyota Chauffer, un programa enteramente sin conductor.  
Overhead of Toyota racing car El instituto de investigación de Toyota ha estado aplicando la tecnología de Stanford a los vehículos como el GR Supra, un automóvil deportivo de Toyota.

Y no son solo Stanford y el instituto de investigación de Toyota que hacen todo el trabajo. Otras secciones de Toyota también están involucradas en el proyecto, como Toyota Racing Development (TRD), el taller de puesta a punto interno de Toyota desde 1954. TRD tiene especial interés en la tecnología de rendimiento que lleva a los automóviles a nuevos desafíos, como se ve en vehículos como el todoterreno Tacoma TRD Pro. Toyota también está trabajando con el equipo de control dinámico del vehículo de Toyota Motor Corporation en Japón para ver cómo se pueden aplicar esos programas en futuros modelos de Toyota. 

Por muy innovadora que sea, esta investigación es solo una parte de muchos de los proyectos del instituto de investigación de Toyota. Toyota tiene un historial de colaboración con Stanford, MIT y la universidad de Michigan en investigación de inteligencia artificial, pero la empresa anunció sus planes de aliarse con 13 universidades más en enero de 2021. Invertirá más de $75 millones en los próximos cinco años para sustentar estos proyectos. 

Faltan varios años para que la tecnología que producirán estas sociedades salga a las carreteras, pero marca un nuevo paso hacia el manejo automatizado y la seguridad para todos. 

 
Explorar más artículos